Spielberg, cuando el cine comercial se convierte en arte

Una sorpresa para el público. Así es el documental más íntimo sobre Steven Spielberg, un recorrido por toda la obra del autor, “el creador del cine comercial de calidad”. Susan Lacy ha sabido ahondar en la vida del cineasta, contándonos desde sus orígenes hasta la actualidad cómo ha evolucionado uno de los directores más famosos del mundo. No todo ha sido un camino de rosas, ni todo han sido éxitos. Sin embargo, algo sigue prevaleciendo: su pasión por el séptimo arte.

Steven era muy joven cuando comenzó a soñar con dirigir cine. Y muy joven cuando sufrió su primer desaliento. Con dieciséis años vería la película que más le ha inspirado en su carrera, aquella que le alentó y le quitó una ilusión de triunfo a la vez: ‘Lawrence de Arabia‘. Aquella película fue una catarsis en su vida, un miedo a no poder medirse junto a la calidad de dicha película. Sin embargo, algo lo atraía a verla una y otra vez. Y esa pasión, esa obsesión, se convirtió en vocación.

Incapaz de poder acceder a unos estudios de cine, Spielberg se colaba en Universal Studios y aprendía allí el oficio. Hasta que llegó su primer contrato, sus primeros pinitos en la televisión. Y de ahí, el gran salto con ‘Tiburón‘, una película de suspense que supuso un auténtico éxito para el cineasta, que a sus 25 años consiguió llenar las salas un verano entero en Estados Unidos. ‘Encuentros en la tercera fase‘, su siguiente gran triunfo. Spielberg viajaba del suspense a la ciencia ficción, del miedo, al drama. A él lo que le encanta es contar historias y reflexionar sobre una verdad oculta tras ellas.

No solo es su etapa cinematográfica lo que nos atrae de este documental, que es una auténtica delicia ver comentada por el autor, paso a paso, película a película. Spielberg detalla todo simbolismo de su obra, el por qué se repiten los mismos escenarios. Pues bien, la respuesta es simple: un reflejo de la vida del propio Steven. Familias unidas, como la suya. La ausencia de una presencia paternal, como en su caso. Spielberg refleja en todas sus películas un trozo de sí mismo, una inseguridad, un sueño, un deseo. De esa manera, la obra está conectada directamente con su vida y su mente. Historias que surgen una y otra vez como una fantasía y se plasman en celuloide.

Su verdadero punto de inflexión, el cambio en su obra como autor, fue su oscarizada ‘La Lista de Shindler‘. No solo supuso la máxima expresión del cine artístico de Spielberg, sino que también fue una reconexión con sus orígenes judíos, de los cuales había llegado incluso a renegar. Fue una obra en honor a sus raíces y a todos aquellos que sufrieron durante el holocausto. Un trabajo lleno de sensibilidad pero, a su vez, crudo y realista. Porque Spielberg no quería adornar el dolor, quería mostrar la triste realidad de un conflicto. Y la supervivencia a él.

La tecnología también ha supuesto un gran avance en su obra y en el cine que todos conocemos. Gracias a todos los hallazgos que se hicieron para poder realizar ‘Jurassic Park‘ tal y como Spielberg tenía concebida la idea, comenzaron a desarrollarse a marcha acelerada los grandes efectos visuales que hoy en día vemos perfeccionados en las pantallas. Porque sí, no había dinosaurios durante la grabación. Todo fue un añadido posterior.

El documental está rodeado de todos aquellos que han supuesto una influencia directa en la obra o el desarrollo de su formación como director. Su familia, sus productores, sus amigos (como George Lucas, Martin Scorsesse, Brian de Palma o Francis Ford Coppola). Sin ellos, habría sido imposible. De hecho, el intercambio de ideas constante con sus amigos directores los impulsan a competir  sanamente entre ellos y admirarse, e incluso crear proyectos. ¿Sabíais que fue George Lucas quien alentó a Spielberg a rodar Indiana Jones? Las presencias mutuas en los rodajes de unos y otros establecía una armonía de calidad en Hollywood. Y qué decir de Spielberg sin John Williams, su fiel compañero a lo largo de toda la obra, creando bandas sonoras película tras película.

Y es que, aunque sea el autor de grandes historias comerciales, no por ello hay que alejarlas de los que los cánones de la crítica encumbran como calidad. Porque Steven Spielberg es ejemplo de ello, el ejemplo de que el éxito en taquillas también puede ser una revolución en el arte cinematográfico y no simple entretenimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s