Mindhunter: estudio de la mente de un asesino en serie

Continuamos repasando algunas de las series que nos dejó el 2017 y no podíamos olvidarnos de mencionar a Mindhunter, la serie de Netflix que consiguió conmocionar a sus seguidores. Una ficción que trata de reinventar el género policíaco y estudiar no sólo la mente de los asesinos, sino también la de su policías. Intelectual y muy profunda, Mindhunter nos lleva a estudiar la psicología del ser humano y descubrir hasta dónde es capaz de llegar.

Protagonizada por Jonathan Groff y Holt McCallany, la trama se centra en la investigación de dos agentes del FBI que a finales de 1970 deciden estudiar la mentes de asesinos y poder así encontrar rasgos que puedan ayudar a identificar a los sospechosos de futuros crímenes. Sin embargo, el contacto continuo con criminales y el uso de métodos no convencionales en los interrogatorios, mantendrá a la cúpula del FBI provocada por el alcance de este trabajo y lo que supone en sus hombres. Y no es para menos.

Basada en el libro Mindhunter: Inside the FBI’s elite serial crime unit, de John E. Douglas y Mark Olshaker, conocemos los orígenes del término “asesino en serie” y de los comienzos del estudio de los patrones de comportamientos en estos criminales. Holden Ford y Bill Tench son dos agentes del FBI especializados en impartir clases a otros policías sobre cómo actuar en casos extremos. Pero ellos quieren llegar a más, quieren estudiar el por qué de la mente asesina y ayudar a identificar mejor a estos criminales. Enzarzados en una investigación en la que tratarán con asesinos en serie encarcelados, serán testigos de las revelaciones más escabrosas sobre los crímenes más horribles con el fin de comprender mejor su psicología.

Hay que decirlo. Esta serie merece verse con una mente despejada, capaz de percibir pequeños matices, ya que el espectador también tiene un trabajo importante de percepción sobre la psicología de los personajes, observar el cómo le afectan a ellos sus investigaciones y su relación directa con asesinos. Precisamente, este aspecto lo detectamos más en el personaje de Holden Ford, obsesionado con esta investigación y que comienza a desarrollar un carácter complejo y un tanto retorcido, aderezado con una relación tóxica y una obsesión por el estudio de la psique de los criminales.

El toque de David Fincher le viene genial al desarrollo de la trama, que le da un punto genial a los capítulos y nos zambulle en un universo lleno de expectación. Bien es cierto que, a veces, puede resultar que la continuación de los hechos se atranca. No esperes una gran acción. Esta hecha para ser analizada comprendiendo la complejidad de la mente de un asesino. ¿Qué patrones son capaces de percibir? El horror no son los cuerpos y la sangre, sino lo retorcida que puede llegar a ser la mente. Y ese horror puede llegar a ser tan continuo que los agentes acaban normalizándolo y, a veces, incluso asimilándolo. Porque al final, no solo hablan de teorías, sino que contactan con esos asesinos.

Precisamente este es el punto fuerte de la trama, la búsqueda de unir un estudio analítico teórico con la cruda realidad. La serie es un trabajo psicológico continuo. Análisis de la mente de criminales, de policías, de afectados. ¿Cómo se escapa del terror? ¿Qué es la ética y la moral? Engancha conocer todos estos aspectos, conocer la mente de un asesino. Aunque a veces demasiado lenta avanzando, la serie va evolucionando poco a poco creando un hilo conductor lleno de matices, en el que descubrimos que nadie está a salvo de lo instintos más oscuros y que enfrentarse cara a cara al miedo, espanta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s