‘Tres anuncios en las afueras’: comedia negra en estado puro

Impactante, misteriosa, divertida y reivindicativa. ‘Tres anuncios en las afueras’ es una de las favoritas a arrasar en los próximos Premios Oscar y todo apunta a que la cosecha de galardones será muy buena. Frances McDorman logra atraparnos desde el primer momento en su telaraña, en su lucha por la justicia, haciéndonos cómplices de sus actos. Martin McDonagh no pudo pensar en una protagonista mejor, que con su mirada y palabras lapida a los que le rodean, envolviéndolos en una despiadada aventura en busca de la verdad.

Cada mañana, Mildred Hayes atraviesa con su coche una abandonada carretera de camino al pueblo. Tres vallas publicitarias decoran la zona, destrozadas por el paso del tiempo. Una idea pasajera atraviesa su mente, un intento desesperado por llamar la atención de todos, una fuerte crítica a la policía, que no avanza en el caso de asesinato de su hija. Este acto marcará un punto de inflexión en la dinámica de la comisaría, que ve este acto como una gran afrenta. Pero Mildred sigue en su lucha silenciosa, sin esperanza. Es su única manera de seguir gritando por la muerte y la falta de asesino.

Mildred marca el hilo conductor, pero vemos distintas personas en la dinámica que se establece. Un ex marido maltratador que sigue intentando controlar a su ex mujer. Un hijo que vive bajo el acoso de sus compañeros. Un comisario en estado grave por su enfermedad. Un agente de policía racista sin moral ni límites. Las piezas de ajedrez están puestas sobre el tablero y Mildred, una mujer fuerte y ruda, está dispuesta a hacer todo lo posible para ganar. Misoginia, racismo, crimen. Real como la vida misma. Demasiado real. Mildred es la madre rota que no encuentra otra manera más de llorar a su hija que atrapando a su asesino. Porque no volverá, pero al menos podrá señalar al culpable.

La película comienza con un tono dramático expectante. Una vez empezamos a rodar y nos adentramos de lleno en las vidas de sus personajes, se adquiere un matiz cómico, una comedia negra impactante que logra un resultado excelente. Conseguimos encariñarnos de los personajes, comprender el por qué de su psicología. Cada acto tiene una consecuencia y eso nos ayuda a seguir construyendo la historia. Y sí, nos sorprendemos hasta la locura, nos reímos de lo absurdo y nos impacta la cruda realidad.

Si Frances McDormand logra conquistarnos desde le primer momento, Sam Rockwell, que interpreta a Jason Dixon, logra ganarnos a medida que va avanzando la película. Su personaje, fuera de control, va desarrollándose desde que avista la primera valla y vamos descubriendo su carácter y porqués. Igual ocurre con el papel del comisario, interpretado por Woody Harrelson, que logra encariñarnos con su ironía a pesar de su dura posición.

Es una película que no cansa, sino que gracias a sus distintos gags y giros argumentales, agiliza el desarrollo. Esperamos el siguiente paso, impacientes, en busca de la sorpresa. Un thriller divertido y triste que nos deja perplejos. Una obra brillante que logra sobrecogernos, adentrarnos en una historia trepidante con tintes de humor negro, con secuencias perfectamente conectadas. Si eres un amante del thriller, prepárate para sorprenderte porque ‘Tres anuncios en las afuera’ ha venido para conquistarte y zambullirte en un universo con ganas de justicia. Bravo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s