‘Call Me by Your Name’: una historia de amor sin tapujos

Call-Me-By-Your-Name-1-1600x900-c-default

La cinta de Luca Guadagnino es un canto a ese primer gran amor, a la adolescencia desbocada y al despertar sexual en una sociedad demasiado encorsetada donde ser homosexual estaba mal visto. El director nos traslada a Lombardía (Italia), la región de los lagos, al verano de 1983, donde un joven Elio de 17 años ( Timothée Chalamet) vive plácidamente con sus padres en una acomodada villa donde parece que el tiempo no pase.

El arte, la música, la belleza y la naturaleza conviven entre las paredes de una casa de ensueño donde el adolescente deja entrever  pinceladas de sensibilidad mezcladas con el pasotismo propio de la edad.  La vida de Elio se empezará a tambalear con la llegada de Oliver (Armie Hammer) un estudiante americano que se hospedará en su casa durante seis semanas para ayudar al padre (Michael Stuhlbarg) y que hará que todo cambie.

En ‘Call Me by Your Name’, Guadagnino consigue recrear una atmósfera que atrapa al espectador y donde se siente plácidamente el recuerdo de una calurosa tarde de verano sin más ruido de fondo que el de las chicharras, un conjunto de colores, sonidos y elementos naturales como el albaricoque con el que evoca todo un juego de sensualidad que envuelve a la cinta.

Tanto la fotografía como la música están perfectamente estudiadas para que casen a la perfección con la historia que nos están contando. La localización está muy bien escogida, los lagos y ríos son grandes protagonistas que se funden silenciosos con el amor incipiente de los dos protagonistas.

call-me-by-your-name-655x368De los protagonistas poco se puede decir: Chalamet se come la pantalla con esa expresiva mirada que consigue hacer participe al espectador de sus dudas, de sus miedos y anhelos y Hammer, deslumbrante, pide a gritos que se le de más papeles protagonistas.

Hay que reconocer los dos  papeles femeninos que pese a ser secundarios, llevan una gran carga emocional y ayudan a  que parte de la historia se narre de esa manera, por un lado Amira Casar y por otro Esther Garrel, que viene pisando fuerte.

Pero no contesto con esto, Guadagnino nos reserva una sorpresa para el final del metraje dándole un peso significativo al papel de Michael Stuhlbarg con una conversación sincera, sin tapujos y llena de sentimientos que pueden herir y escocer pero que son necesarios.

Lo mejor de ‘Call Me by Your Name’ es la visión de Guadagnino de un amor puro, sin tapujos ni problemas, sin la lacra del sida ni de los prejuicios. Meramente una historia de amor muy bien contada donde lo de menos es quién se enamora de quién.

 

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s