Mi vida con Mochi: historias en cómic de un perro “casi humano”, de 157ofgemma

portada_mi-vida-con-mochi_157ofgemma-gemma-gene_201801022049Las viñetas de este libro, reales como la vida misma, narran las peripecias diarias del
carlino Mochi, un perro gordito con mucho carácter, gran amante de comer y de
dormir, capaz de camelarse a cualquiera con sus monerías, y que suele verse a sí mismo
más bien como un humano que como un can.

La artista y dibujante de cómic Gemma Gené, triunfa en Instagram con su tira cómica “157ofgemma” de la que es único e indiscutible protagonista su carlino Mochi. Este es su primer libro, en el que recopila las mejores viñetas dibujadas hasta ahora (y algunas inéditas).

Gemma Gené ha sido siempre amante de los animales. De pequeña tenía un Bobtail llamado Taca y cuando murió sus padres dijeron que ya no mas perros. Un día conoció a una perrita carlino llamada Klain y se enamoró. Desde ese momento se obsesionó con los carlinos, más concretamente con los carlinos negros. Pero no podía tenerlos en casa.

Luego, cuando se casó, tampoco pudo tener perros porque el piso era de sus suegros, era nuevo y le pidieron que nada de perros. Pero el día de su boda, su madrina le trajo su regalo de graduación en Arquitectura: ¡era una foto de un carlino negro! El mejor regalo que podía recibir. Sus suegros claudicaron y Gemma se puso a buscar su carlino negro.

capture-20180312-194208
Gemma Gené y Mochi 

Encontró en Girona un lugar donde había carlinos en adopción. En realidad solo quería carlinos negros, que tantos años llevaba buscando, pero de repente le vio: ¡un carlino beige monísimo! M dice Gemma que fue un amor a primera vista. Lo cogió, y se durmió de golpe. Lo abrazó y supo que era él, aunque fuera beige. De camino a casa le llamó “¡Mochi!” y le miró. “La primera noche lloró y cuando fui a hacerle compañía se dormía sin dejar de tocarme para saber si me iba o no, y desde ese momento ¡fuimos inseparables!”, cuenta Gemma.

“Con Mochi nos ha tocado la lotería, es el perro mas dulce del mundo. Desde pequeño siempre ha sido muy tranquilo, listo y obediente. Cuando era un cachorro yo estaba haciendo el proyecto final de carrera así que pasaba todas las horas del día con él y aprendió muy rápido. La primera vez que le puse un arnés y una correa se ofendió, no había manera de que anduviera con la correa, así que se la quité y no se la volví a poner.

Siempre ha ido suelto, menos en calles muy transitadas o cuando puede ser peligroso para él”- “Como siempre vamos juntos nos entendemos muy bien, puedo decirle que se espere en algún sitio, o que vaya a buscar a alguien, que me traiga algo, que ladre, etc y él por su parte sabe comunicarme lo que necesita en cualquier momento. Nos ayudamos mutuamente, de hecho Mochi ha cambiado radicalmente mi vida, no solo mi rutina, si no
también mi manera de ser”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s