‘American Crime Story: The People vs O.J. Simpson’: el pueblo es el gran culpable

En plena euforia por la miniserie American Crime Story: ‘Versace’, no podemos evitar hacer referencia a la primera temporada de esta maravillosa colección, American Crime Story: ‘The People vs O.J. Simpson’, que fue una auténtica sorpresa audiovisual que ha sentado precedente. Protagonizada por Sterling K. Brown y Sarah Paulson.

En los años 90 un alarmante crimen azotó la sociedad estadounidense. La ex mujer de O.J Simpson, Nicole Brown, era brutalmente asesinada en su casa junto a un amigo. Y esta historia fue la portada de cientos de periódicos, revistas, informativos, programas especiales…porque la estrella del fútbol americano, O.J. Simpson, estaba siendo juzgado. Un pasado lleno de malos tratos y codicia. Porque, al final, ser alguien influyente en la sociedad es la diferencia entre ser culpable o inocente.

Nueve Premios Emmy y dos Globos de Oro condecoran la serie de Scott Alexander y Larry Karaszewki, basada en la obra de Jeffrey Tobbin’s en la que, al final, lo importante no es el propio O.J, sino la sociedad norteamericana. Guiños por doquier a cada pequeño aspecto, como el, origen del clan Kardashian.

La miniserie de FX es una radiografía de un crimen y su protagonista, pero también llama a la reflexión del espectador. Habla de racismo, de violencia policial, de machismo, de agujeros de un sistema judicial pernicioso y del morbo que levantaban las noticias. Donde hay muerte, hay dinero. Allí estaba Estados Unidos mirando. Ahí sigue. Al final, la gran culpable es Estados Unidos.

La realidad supera la ficción. Porque lo creamos o no, esa persecución carretera arriba carretera abajo en busca de O.J. Simpson ha quedado en la retina del público. Tan solo hay que buscar en Internet, informarse sobre este juicio y lo que supuso para la sociedad americana. Un ídolo de masas juzgado abiertamente en los tribunales y en cientos de hogares. Y al final, fue el voto popular quien se antepuso.

Cada pequeño paso era observado, cada pequeño movimiento era una gran noticia. O.J. Simpson se rodeó de la mejor defensa, el llamado “Dream Team”, esos abogados de gran prestigio. Una estrategia clave: ese asesinato se convertiría en una disputa racial. La Fiscalía lucha ferozmente por centrarse en la verdad, en las pruebas. La defensa busca la carroña. Y al final, prevaleció el sensacionalismo sobre el crimen.

Sarah Paulson deslumbra en su papel de Marcia Clark, una mujer fuerte juzgada por la opinión pública, ya sea por su apariencia o por su divorcio. Cuba Gooding Jr también consigue llamar la atención del público metiéndose en la piel de O.J. Desde luego, esta serie cuenta con un reparto de lujo y unas interpretaciones impresionantes, como la de John Travolta haciendo de Robert Saphiro o Sterling K. Brown como Christopher Darden. Además, el guiño de David Schwimmer como Robert Kardashian, un tragicómico papel, lleno de matices.

Ahora, la crítica estadounidense aplaude la segunda temporada de esta miniserie protagonizada por Darren Criss y Penélope Cruz, que retratan el asesinato del diseñador Gianni Versace, disponible completa en Netflix. ¿Logra igualar la primera temporada?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s