La razón, el arma de los sabios

Le Brio (Una razón brillante), estrenada en el pasado 2017, es una película un tanto peculiar que trata temas actuales escabrosos de los que nadie se atrevería a cuestionar, especialmente el racismo y la problemática y el resentimiento de Francia con el terrorismo islámico. Para ello, se coge como pretexto la llegada de Neïla Salah, una joven inmigrante que ingresa en la Universidad para estudiar Derecho y convertirse en abogada. Desde el primer momento, se ve atacada por Pierre Mazard, un profesor con aires de suficiencia y una actitud racista que genera polémicas y se encuentra en la cuerda floja para ser expulsado por su comportamiento. Su única salvación es ayudar a Neïla a ganar un concurso de debates a nivel nacional para recuperar su prestigio y el de la Universidad.

“Lo importante no es la verdad, sino llevar razón”. Es el principal pilar del filme francés de Yvann Attal. No importa quién seas, de dónde vengas, lo que has hecho… Lo que de verdad vale en esta vida es la palabra y su sustento. Esa será tu principal arma para atacar y defenderte. No dejes entrever que te ha golpeado, ponte de pie, levanta la cabeza y habla con claridad y sabiduría. El don de la retórica será lo que marque la verdad. Durante la historia, podemos observar como Pierre le transmite esas enseñanzas a Neïla, la forma de defenderse en esta vida tan injusta y que las personas no lo ponen más fácil.

Al principio, es una lucha de testarudos, todo lleno de insultos y rencores en el que no se llega a nada salvo una cadena sinfín de odio. Todo hasta que ambos reconocen sus equivocaciones y deciden mejorar su relación. Mazard pone a Neïla en situaciones comprometidas, la somete a discusiones acaloradas, hasta que ella aprende y se adueña de la palabra, imitando a su maestro. Lo curioso no es solo ver como ella va progresando, sino como el profesor, que al principio cumplía con su parte del trato a regañadientes, va cambiando poco a poco y su forma de ver el mundo y a la gente se suaviza, así como su comportamiento, logrando que veamos a una persona y no al monstruo sin escrúpulos que apareció al principio. La razón que le da la joven universitaria al final de la trama le devuelve la jugada y destapa su humanidad por completo, un momento corazón a corazón en el que ambos son capaces de sincerarse y volverse humildes por un momento.

Resulta una película un tanto difícil de comprender, que puede ser malentendida por la mezcla de humor y los temas tan tabúes, abordados de forma abrupta y sin piedad, reflejándonos la sociedad actual. Sin embargo, es necesario reflexionar sobre ello, sobre como afrontamos esas circunstancias y nuestras continuas indignaciones. Como decía Sócrates: “Pienso, luego existo”.  Somos más que seres emocionales, somos racionales, y para cambiar debemos de mantener la cabeza fría y ser coherentes. ¿Qué es acaso la verdad? Solo el testimonio de que llevas la razón y eso es algo que debes ganarte, aquí no sirven las quejas. Así pues, devuelve el golpe con inteligencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s