‘A voz do silencio’ convierte en protagonistas a los figurantes de la vida real de Sao Paulo

RP_A_VOZ_DO_SILENCIO_ANTONIO_PASTOR_01

A voz do silencio es el largometraje del director André Ristum con el que pretende convertir en protagonistas a los actores figurantes de la vida real de la caótica Sao Paulo. Su objetivo ha sido ser el altavoz de la gente anónima que vive en un barrio degradado de esta gran ciudad luchando día a día por sobrevivir y condenados a su propio destino.

Ristum ha explicado que el tema principal es la soledad de las personas en las grandes urbes. Su inspiración surge cuando él mismo se muda al barrio donde se desarrolla todo el guion. Desde entonces comenzó a observar a los chicos que allí vivían. Quería darles voz, de ahí el nombre que da título a la película –A voz do silencio-. Sao Paulo es la línea conductora de todas las relaciones que se reflejan en su película. Para él era muy importante contextualizar la cinta para que todo cobrase su sentido.

El argumento también tiene que ver con la observación atenta de la vida que nos rodea. Los personajes viven una vida en continua tensión muy marcada también por la situación desfavorecida que les asfixia. No solo pasan por un mal momento personal coyuntural. Acarrean problemas de salud, están pluriempleados y explotados e incluso les van a desahuciar de su casa, por lo que el filme también plantea una evidente crítica social y una mirada integradora hacia la exclusión social. Sobre esta cuestión, Ristum ha aclarado que no se basa en grandes acontecimientos para crear A voz do silencio, sino que es un relato de la vida normal que también esconde muy buenas historias plagadas de cotidianeidad.

En la rueda de prensa de su presentación también han participado dos de sus actores principales – Ricardo Merkin y Stephanie de Jongh- quienes también han tenido oportunidad de destacar la sensibilidad femenina que utiliza Ristum para plasmar lo que intenta contar. Las mujeres adquieren un papel muy potente y suponen la personificación de la fuerza. Son el punto de inflexión para que las historias negativas empiecen a contar con un halo de esperanza. El resto del reparto lo completan Marieta Severo, Arlindo Lopes, Marina Glezer, Marat Descartes, Claudio Jaborandy, Nicola Siri y Augusto Madeira.

Ristum nació en Londres, pero creció en Roma y desde 1996 vive en Brasil. Estudió Cine en la Universidad de Nueva York-SCE en 1997. Empezó a trabajar en cine en 1991, y en 1995 fue asistente de dirección de Bernardo Bertolucci en Belleza Robada. Desde 1998 realiza varios cortometrajes y documentales premiados. En 2011 lanzó Mi país, su primer largometraje de ficción y en 2014 su segundo largometraje O outro lado do paraiso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s