‘Colo’: historia de las agridulces consecuencias de la crisis económica

Una familia que se rompe a causa del dinero. La crisis económica ha sido una de las principales causas que ha llevado a la pobreza y a la ruptura de familias en los últimos años. Cientos de hogares sufrían cómo el parto llegaba a sus familias, los recortes salariales que les impedían afrontar facturas, las jornadas laborales que se ampliaban para llegar a fin de mes. Y, mientras tanto, la vida continúa, ya sea para bien o para mal. Porque, al margen de la gran problemática del dinero, en casa sigue existiendo una familia.

Teresa Villaverde, cineasta portuguesa, trata de mostrarnos el drama de esta situación. Marta es una joven cierta tendencia egoísta. No alcanza a comprender el problema que afronta su casa, donde el dinero falta y apenas llegan a final de mes. El hambre se apodera de cada rincón del hogar. Su madre dobla los turnos para intentar pagar facturas. Su padre vive el drama de no encontrar trabajo y el sentimiento de total pérdida. La familia se rompe, adereza con falta de comunicación y noches en vilo por parte de los tres, que sufren su propio calvario.

Una joven rebelde que vive la noche, hace pellas y se rodea de alcohol y drogas. Un padre que teme el abandono y se acerca a una mente peligrosamente suicida, desesperada, temerosa de lo que pueda ocurrir. Una madre que sufre la carga de una casa y está desesperada por encontrar un hueco de descanso que no llega. Hambre, falta de sueño y dolor. El Festival Atlántida nos trae una película que relata varias historias de dolor, centrándose en la desunión de los participantes para establecer el gran ojo del huracán provocado por la crisis. Plagada de silencios incómodos, referencia esa falta de palabras para entender las situaciones.

‘Colo’ quiere recordarnos el valor de la familia ante las situaciones más adversas, donde todo parece que están en contra, incluso aquellos que más queremos. Explora puntos de vista distintos y juega con la debilidad, el egoísmo, la desesperación y el miedo. Nadie parece entender el papel del otro, solo hay silencio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s