Segunda temporada de Por trece razones: El juicio de los vivos

Por trece razones (13 Reasons Why en inglés) nos dio muchos quebraderos de cabeza el año pasado. Partíamos del suicidio de Hannah Baker (interpretado por Katherine Langford), una joven que se quitó la vida por nada menos que trece razones que la destrozaron y las desveló en 13 cintas que repartió a los causantes de su decisión. Nosotros las escuchamos a través de uno de ellos, su amigo Clay Jensen (Dylan Minnette) que tras escuchar las cintas y las confesiones de cada uno de los señalados, quiso que salieran a la luz para que todos lo supieran y que la historia no se volviera a repetir.

En esta segunda temporada, Netflix nos ha traído el juicio que aconteció meses después de abrir la caja de pandora, presentando dos claros bandos: los que buscan la justicia por Hannah y los que quieren salir impune por sus delitos. Durante el juicio, los implicados tienen que comparecer en el tribunal y relatar sus momentos con la víctima, sean ciertos o manipulando la verdad, aunque eso no evita que cada uno (culpable o no) tenga que lidiar con su culpa, sus problemas personales y los recuerdos, trayendo de vuelta con más fuerza el dolor por la muerte de Hannah.

Aunque sea una serie, estos casos de bullying, violaciones y degradaciones no dejan de ser extrapolables a la realidad y es muy posible que le haya o le esté sucediendo a muchos jóvenes. Un hecho curioso y muy plausible por los creadores de la serie es que desde que arranca el primer capítulo se anuncia el origen de una página que han generado para que la gente que se encuentre en esta situación puedan contactar con ellos y se les otorgue ayuda para que “no haya más Hannahs”. Esto demuestra que las series y películas, además del puro entretenimiento, también sirven para concienciar y ayudar al prójimo.

Durante esta nueva entrega, ha quedado claro un hecho: Las cosas tienen que cambiar, tanto en centros educativos, en el respeto, en relaciones de confianza, en dejarse ayudar… Pues si cerramos los ojos y pretendemos ignorar gritos de auxilio, la historia puede volver a repetirse y puede arruinar vidas inocentes que se merecen exprimirlas hasta el último minuto. Todo está en nuestras manos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s