Vanity Fair: la depravación del ser humano

Vanity Fair, la nueva serie de ITV y Amazon Studios basada en la novela de 1848 de William Makepeace Thackeray, ha dado grandes resultados y grandes expectativas, especialmente por la actuación de Olivia Cooke, la protagonista.

Esto es Vanity Fair: un mundo donde todos se esfuerzan por lo que no vale la pena tener“. Así arranca la serie y cada capítulo, con un presentador de circo que, tras esas palabras, nos muestra en plena medianoche a los personajes de la trama subidos en un tiovivo rebosando felicidad y disfrute, rodeados de espectáculos. Porque eso es lo que simboliza la serie: un juego de mentiras y altanerías planeado por personas que se ven inmersas en los vicios cotidianos.

Ambientada a principios del siglo XIX, en plena época de Napoleón, la historia comienza con nuestra protagonista, Miss Rebecca (“Becky) Sharp (interpretrada por la actriz Olivia Cooke), y su salida de una academia de señoritas donde fue criada y educada. Viniendo de un padre borracho y una madre que pertenece a la ópera, esconde su mala reputación y planea ascender en la escala social. Sin embargo, se lleva la primera decepción cuando sus educadoras le ordenan ejercer de profesora para unas niñas de familia adinerada y, resignada, se marcha a cumplir su cometido. Quien pudiera imaginar que a raíz de su primer trabajo llegaría tan lejos.

Riquezas, lujurias, amor, honor… Todo es un círculo vicioso estrechamente relacionado que no giran alrededor de los personajes, sino estos giran alrededor de ellos (haciendo alusión al tiovivo), jugando sus cartas, pisoteándose y tratando de ser más listo y menos humano posible para ganar… algo que no vale la pena luchar, pues no trae esa felicidad que tanto desean, sino la avaricia de tener más y no preocuparse por lo más importante, los seres queridos.

Arropada con humor, la serie muestra las depravaciones y miserias del ser humano, aunque también enseña que no todos se dejan arrastrar por el vicio o revela un rastro de humanismo que los mantienen aún en tierra, dispuestos a enfrentar a los que ya están corrompidos. Todo supone una lucha interna y externa en ver quién puede dar más para perder más. ¿Qué será lo siguiente en arriesgar?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s