Anastasia El Musical: el recuerdo de una vez en diciembre

Sorprendente, bella y espectacular. El Musical Anastasia aterrizó en Madrid el pasado octubre y, desde entonces, no para de cosechar éxitos, llamando la atención de cientos de amantes del teatro que se agolpan en busca de una entrada. Tras el triunfo en Broadway, Anastasia viaja a Madrid, convirtiéndose en la primera ciudad europea en adaptar la obra, que ha conseguido enamorar al público y levantado pasiones. Los nostálgicos de la clásica película de animación y amantes de la leyenda de la princesa Romanov.

1907, San Petersburgo. La revolución rusa está a punto de estallar mientras, en el palacio la familia del Zar disfruta de la opulencia, los bailes y vive expectantes los últimos momentos de su imperio. La emperatriz viuda, María Federovna, prepara su viaje a París, donde se instalará para alejarse de las revueltas y comenzar una vida dejando a su hijo en el poder. Sin embargo, guarda un pesar en su corazón: dejar atrás a su querida nieta Anastasia. Antes de irse, harán un promesa: encontrarse años más tarde en París, donde podrán vivir al fin un futuro juntas. Y sellan el pacto con una melodía guardada en una caja de música. Sin embargo, los deseos de ambas quedarán apartados por un largo tiempo.

Los bolcheviques asaltan el palacio, apresando a la familia Romanov y acabando con la dinastía. Llega la revolución rusa y el fin del imperio, y con ello, acaba el sueño de una abuela y su nieta. Nace entonces la leyenda de que la joven princesa ha sobrevivido, oculta de las miradas de los camaradas del nuevo régimen. La emperatriz viuda, esperanzada o agarrada al pasado, ofrece una recompensa a quien encuentre a su querida Anastasia.

Frenética, cuidada al detalle y musicalmente perfecta, esta obra ha conseguido heredar el éxito alcanzado en Broadway y hacer de Madrid su nuevo destino clave. Los trajes de la familia real, el vestuario parisino o el ruso, nos trasladan a la perfección a una época turbulenta, donde vemos los cambios de clase, las modas e incluso el ambiente de pueblo. Con tintes cómicos, la obra se convierte en un ensueño musical que consigue encandilarnos, aderezada con bailes de época. La escenografía está planteada a la perfección, logrando un dinamismo en cada número que era impensable en otros musicales que hemos podido ver en la capital española.

Dejando a un lado el lado más fantástico de la película de animación, el musical ahonda en una recreación más real de la verdadera historia de la joven princesa Romanov, hablando de los cambios en Europa y de la lucha por alcanzar un sueño.Y para conseguir todo esto, hay que alabar al elenco principal, a la maravillosa Jana Gómez que sorprende interpretando a Anastasia, a Íñigo Etayo en el papel de Dimitri y a Javier Navares como Vlad, convirtiéndose en el trío esencial que consiguen sacar adelante toda la obra. Y, por supuesto, resaltar a Angels Jiménez en su papel de la emperatriz y a Carlos Salgado, con la difícil tarea de interpretar a Gleb, personaje ajeno a la ficción, y que consigue darle un toque humano e histórico a toda la representación.

La magia aguarda en el Teatro Coliseum de Madrid a la espera de que todos conozcan una historia. Una que, tal vez, surgió en diciembre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s