‘Heridas abiertas’: las cicatrices del pasado siguen doliendo a pesar del tiempo

HBO sigue demostrando que es capaz de hacer las mejores series de la televisión, un festival de sensaciones con el que complacer a los millones de seguidores de la cadena y que sigue sorprendiendo por su firme apuesta en televisión de calidad. Mucho hemos tardado en hablar de ‘Heridas abiertas‘ la miniserie protagonizada por Amy Adams que revolucionó el pasado verano con una historia electrizante. Mucho nos extraña que los pasados Globos de Oro tan solo premiasen la actuación de la magnífica Patricia Clarkson, y es que esta ficción es una verdadera gozada televisiva.

La gran heredera de Big Little Lies, llegó para helarnos la sangre con la adaptación de la novela de Gillian Flynn. Un misterio acecha Wind Gap, un pueblecito en el que han desaparecido dos chicas adolescentes. Camille, periodista, vuelve a su lugar de origen a investigar y enfrentarse a sus viejos fantasmas, el dolor y las cicatrices del pasado. Una relación tóxica entre madre e hija abruma a la joven periodista, con fuertes cargas emocionales que le impiden continuar con su vida. Su refugio es el alcohol y su pasión por la investigación, aunque eso no impedirá que todavía se sienta perdida.

Al llega a su destino, Camille conoce a su hermana Amma, angelical y rebelde, sumisa y destructiva. Camille no puede evitar ver reflejada sus frustraciones en las de la joven adolescente, identificando los patrones pasados. Pero Camille nunca fue tan obediente y esto es algo que desprecia su madre Adora. Y mientras las polémicas familiares centran la mirada de Camille, su mente de periodista es incapaz de olvidarse de las desapariciones, de los terribles encuentros y de la hipocresía de ese viejo pueblo, anclado en las apariencias.

La importancia de la mujer en la trama es incuestionable, los personajes fuertes de la ficción y que toman la responsabilidad de cargar con el peso de cada escena. Es un thriller único que mezcla misoginia, psicología y el qué dirán. Consigue meternos en el juego, especulando, opinando y sumergiéndonos en la oscuridad. Ocho episodios trepidantes que conforman el thriller perfecto.

Amy Adams y Patricia Clarkson deslumbran ante las cámaras, convirtiendo cada escena en una joya. Eso sí también tenemos que valorar el descubrimiento interpretativo Eliza Scanlen, que completa la trama de forma espectacular. Las simbiosis entre un excelente guion y una impecable interpretación hacen de esto un diez completo e incuestionable. Y sí, la sorpresa es la guinda del pastel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s