Saltar al contenido

El Lope de Vega se rindió a Lola Herrera

Este fin de semana el teatro Sevillano acogió la adaptación teatral de Cinco horas con Mario. El texto de Miguel Delibes que representa la compañía desde noviembre de 1979 y en 2016 la obra volvió a representarse sobre las tablas.

Lola Herrera ha asegurado en más de una ocasión que le ha costado encontrarse con Carmen. Pero Carmenchu ha conseguido hacerse entender, y no solo para los miles de espectadores que han sido testigos de la maestría con la que Lola Herrera ha sabido dominarla, sino también con la actriz que se mete en la piel de su personaje.

Cuando se abre el telón se pueden contar seis sillas, un escritorio con enseres de papelería y una caja en el centro de todo. Pero a pesar de camuflarse en las sombras una dolida Carmen llora a su reciente fallecido marido.

El juego de luces y la soberbia actuación de Herrera invitan al espectador a coger la mano de la viuda y caminar por sus recuerdos. Los momentos felices, los anhelos no conseguidos, la falta de pasión, la juventud, los hijos, remordimientos.

Es necesario encuadrar la historia en un momento en el que España atravesaba una situación política delicada, en la que las clases sociales eran una realidad que se fomentaba desde todos los estatus y que la cultura era valorada por muy pocos. Carmen suspira por los sueños que no se han cumplido, com su ansiado 600 o una cubertería. Porque la falta de una buena cubertería le impedía servir buenas cenas en casa y la limitaba a ofrecer a los comensales canapés fríos.

Pero creo que lo más llamativo de su discurso es el reclamo que le hace a su marido sobre su vida sexual. Una mujer de su edad, en una época en la que todo lo relacionado con el tema era tabú, habla abiertamente de que se sentía insatisfecha y mentía a sus amigas para no desvelar que Mario a penas la miraba.

Cuando la obra llega al final te das cuenta de que en ningún momento has visto Lola Herrera, no has visto a una actriz interpretando un papel. En todo momento ves sobre el escenario a una mujer que se despide de su esposo, que no quiere que se vaya sin quedarse vacía de reclamos y confesiones.

Lola Herrera ha crecido con el personaje y el personaje se adueña de ella por unas horas para regalar al espectador una de las mejores adaptaciones de Cinco horas con Mario que veremos sobre los escenarios. Algo que el Lope de Vega de Sevilla supo valorar y ovacionó durante varios minutos a la actriz, que se mostró emocionada.

©Daniel Dicenta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: