‘Insumisas’ rinde un homenaje a las mujeres intrahistóricas precursoras del feminismo a través de la cirujana cubana Enriqueta Faber

PHOTOCALL INSUMISAS_ÁLEXZEA (3)
Álex Zea

‘Insumisas’ es el nuevo largometraje de Fernando Pérez que ha vuelto al Festival de Málaga dos años  después de ganar la Biznaga de Oro a la mejor película iberoamericana por ‘Últimos Días en La  Habana’. En esta ocasión le acompaña en la dirección Laura Cazador, junto a la que ha conseguido  hacer realidad la primera coproducción cubana y suiza. Basada en un hecho real, es una obra  dramática que va más allá de las nacionalidades con una dimensión humana e inspiracional de la  primera mujer que ejerció la cirugía en Cuba, pero vestida de hombre.

La idea original es de su codirectora Laura Cazador. Aunque parte de un acontecimiento real, el guión  se gesta desde la ficción para intentar reflejar la historia de una mujer revolucionaria que se adelantó  a su tiempo desafiando a todas las convenciones de género y luchando contra prejuicios. Es una forma de homenajear a las mujeres instrahistóricas –indispensables para el avance de la sociedad pero sin un reconocimiento merecido- que han sido precursoras del feminismo actual.

El episodio que verdaderamente aconteció fue el juicio más escandaloso de la historia colonial cubana en el que se juzgaba a Enriqueta Faber –interpretada por la actriz Sylvie Testud- que se hizo pasar por un hombre durante años para poder trabajar como médico cirujano en el siglo XIX. Se hacía llamar Enrique Faber y llegó a Cuba para encontrar desesperadamente a su hijo, secuestrado por su  propia tía.

Una vez allí descubre que ambos han muerto en medio de una revuelta de esclavos.

Tendrá que enfrentarse a una sociedad cubana desconocida, difícil e incoherente. Incluso llega a casarse con su mujer Juana de León. Es ella quien descubre a los tres años que no es un hombre, sino una mujer.  Tras esta revelación, ingresa en prisión.

Los directores han insistido en que la mirada femenina de su personaje interpretado es la que marca la esencia real de su película. El guión está escrito con una gran sensibilidad y delicadeza, basado constantemente en el personaje.

Pérez y Cazador han aclarado que no les interesa crear un juego de identidades, sino que lo que realmente importa es la profundidad de su protagonista, su humanidad. Tampoco han querido engañar al espectador, ya que eran conscientes desde un primer momento de que el público podría reconocerla en cualquier momento. Para ellos el travestismo de su personaje es algo secundario. Se han volcado en exteriorizar la esencia transgresora a través de una caracterización andrógina.

La cinta aborda numerosos temas que permanecen latentes en el papel de cada uno de los personajes que van apareciendo en escena. Desde el machismo, las diferencias entre clases sociales, la importancia de la salud universal, la libertad o la esclavitud. Los directores han reconocido que contaron con un presupuesto limitado, pero finalmente pudieron sacar su proyecto adelante gracias al ICAI. Yeni Soria, Antonio Buil, Giselle González, Hector Noas y Mario Guerra completan el reparto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s