Saltar al contenido

Juego de Tronos: un comienzo frío, introductorio y lleno de expectativas

Oficialmente, ha llegado. La temporada final de una de las series de la última década, ‘Juego de Tronos’, ha comenzado su camino hacia su fin. Hoy hemos podido ver el segundo capítulo de la octava temporada, que concluirá con la lucha contra los Caminantes Blancos y conoceremos quién se sentará definitivamente en el ansiado Trono de Hierro.

Entendemos las altas expectativas en este final. Es un fenómeno que ha conseguido atraer a personas de todo el mundo y que sigue creando adeptos por todo el globo. Los Stark, los Targaryen, los Lannister y los Greyjoy verán el final de su disputa por el trono, y deberán luchar en alianza con otras grandes casas para proteger el futuro de Poniente. El invierno ha llegado y ha venido para quedarse.

A continuación, encontrarás algunos spoilers sobre los nuevos capítulos. Si no quieres toparte con ellos, es mejor que vuelvas cuando los hayas visto y reflexionemos juntos sobre la ficción.

Se han producido los grandes reencuentros y todo parece previsto para el enfrentamiento final contra los Caminantes Blancos. El grupo de “los vivos” aguarda en Invernalia, esperando la batalla. Cersei ha preferido darles la espalda y refugiarse en Desembarco del Rey, acompañada de Euron Greyjoy. Mientras Jon se reencuentra con sus hermanos, también se producen otros encuentros ansiados por la ficción: Tyrion y Sansa (lo admito, ese “tuvo sus momentos” fue uno de mis gags favoritos) o El Perro y Gendry con Arya. También vuelve nuestro querido Sam, que debe hacerle la gran revelación que conocimos a finales de la temporada pasada, una información confirmada por Bran, fuente de todo saber.

Los dos primeros capítulos han sido muy introductorios, pecando incluso en ocasiones de relleno, a la espera de esa batalla inminente entre vivos y muertos. El amor entre Daenerys y Jon parece cada vez más forzado, conforme pasan los capítulos, palpándose la falta de química. De hecho, Tormund y Brienne tienen más feeling que estos dos protagonistas. En cuanto a amores, también hemos sido testigos de cómo Arya se rendía a sus pasiones, dejando claro que es toda una mujer, fuerte y decidida. Un último encuentro ante un peligro inminente.

También asistimos al choque de reinas. Daenerys y Sansa no terminan de cuajar. Mientras la primera está decidida a obtener el trono pase lo que pase, la segunda no se fía para nada de la primera. El Norte fue recuperado con mucho esfuerzo y Jon decidió proteger a su gente antes que su corona. ¿O acaso ha sido el amor lo que ha cegado al bastardo? “No sabes nada, Jon Nieve”, le repetía Ygritte. Tal vez, Aegon sepa más de lo que merece. ¿Qué pensará su familia cuando sepa la verdad?

Sansa permanece preocupada por el asilo de la población y los abastecimientos. Jon se centra en reunir adeptos a proteger el norte. Daenerys se alza como reina de los 7 reinos (a la espera de que Cersei de su brazo a torcer). Y, alrededor de un fuego, los grandes secundarios beben y escuchan una triste canción, pues el invierno está llegando a los muros de Invernalia y parece que los muertos siguen siendo más fuertes que los vivos. Con dragones o no, la batalla promete.

Internet se debate entre lo que espera y los mejores momentos de los capítulos. Ser Brienne de Tarth, en mi opinión, ha sido uno de los momentos más dulces que hemos podido disfrutar. Mi atención se la llevan las grandes mentes que juegan al Juego de Tronos. Tyrion, mano del rey que confió una vez más en su hermana y fue traicionado; Daenerys, que parece seguir eligiendo la ambición sobre el amor; Sansa, que parece haber aprendido tras múltiples penurias y permanece decidida a proteger la independencia del Norte; Cersei, que aún debe guardar un as bajo la manga.

Así mismo, asistimos a la evolución de los personajes, que han sufrido cambios a lo largo de la historia. Ser Jaime, el arrogante caballero, ha pasado a ser el representante del honor. Theon Greyjoy, el traidor, tras sus torturas ha pasado a querer redimirse por sus equivocaciones. Brienne de Tarth, empoderada y representante de que una mujer lo puede todo. Arya, guardiana de sus sueños y de su lucha. Sansa, aprendiz del Juego de Tronos, ya no se deja engañar por nadie. Daenerys, la Khalessi que todo lo puede. Jon, el Bastardo y heredero de 7 reinos. Bran, aquel que todo lo sabe. Cersei, condenada a la soledad por sus pecados. Tyrion, lleno de humanidad e inteligencia.

No ha sido un comienzo espectacular, demasiado introductorio, alargando demasiado los encuentros y anunciando la llegada de los muertos constantemente. Lo que ahora queremos es un avance en la trama, esa guerra que va a arrasar con muchos de los personajes que tanto queremos y que marcarán un antes y un después en el futuro de Poniente. Así mismo, las escenas con dragones volando parecen una broma, teniendo en cuenta los efectos especiales a los que nos tienen acostumbrados.

Tal vez sean las ansias o las altas expectativas que tenemos en el final redondo de esta ficción, pero solo nos queda esperar la evolución de los próximos capítulos. Puede que asistamos a uno de los grandes broches de oro de la televisión que, seguro, no dejará a nadie indiferente.

Irene del Río Ver todo

Periodista cultural con alma de escritora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: