Saltar al contenido

‘Muerte en León: Caso Cerrado’: declaración de intenciones

Hace unos meses hablábamos del gran documental Muerte en León, que se deslizaba por los entresijos de un asesinato digno de un thriller de Hollywood. La política Isabel Carrasco aparecía asesinada una mañana en un puente, y tres mujeres fueron declaradas culpables por su muerte, Montserrat González, Triana Martínez y Raquel Gago.

A lo largo de la investigación para el documental, el director Justin Webster hizo una radiografía del funcionamiento de la política en León, de las rencillas internas del partido, del odio de Montserrat González y de todo el procedimiento del caso en materia judicial. Es una verdadera obra de esfuerzo y análisis que nos dieron el perfil exacto del por qué se asesinó a la presidenta de la Diputación de León y cuál es la percepción que se tenía de ella. Dejó momentos verdaderamente escalofriantes, ese “aquí murió un bicho”, que aparecía una mañana pintado en el suelo donde mataron a Isabel. La crudeza con la que Montserrat González confesaba el asesinato y declaraba que lo volvería a hacer. Terrible, muy terrible.

Pero, ¿qué nos trae Muerte en León: Caso Cerrado? Tras cuatro capítulos llenos de datos, aún quedaba un poco más por revelar. Justin Webster siguió investigando algo que le pareció realmente extraño, algo que no se había examinado en el juicio y que, tal vez, fuese decisivo para la investigación. El final de esta historia nos lleva a una recopilación de mejores momentos, para situarnos en los puntos clave del juicio y conducirnos al punto al que nos quería dirigir el director: No se revisaron las llamadas de teléfono de Triana que se realizaron durante el mes del asesinato. ¿Cómo puede pasarse por alto un dato de tanta importancia? ¿Quién es Luis Estébanez y por qué no declaró en un caso de tal envergadura?

Nos queda clara la frialdad de Montserrat, quien no dudaría en volver a cometer el crimen…pero mucho queda por saber de Triana y Raquel. ¿Es ciertamente Raquel una implicada directa del caso? ¿Qué oculta Triana que puede perjudicar al propio Partido Popular? La declaración de intenciones es clara: este caso no debería estar cerrado, la investigación no fue lo suficientemente precisa. ¿De verdad se ha hecho justicia? Tal vez, haya que reabrir un caso que conmocionó a nuestro país y que aún deja muchas preguntas en el aire. Tal vez, quede aún por desvelar la verdad.

Irene del Río Ver todo

Periodista cultural con alma de escritora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: