Saltar al contenido

POSE (T2): una canción por los derechos, la igualdad y la supervivencia

¡Vive, lúcete, posa! POSE ha vuelto a HBO España y lo ha hecho a lo grande. Si bien la primera temporada consiguió cautivarnos por su personalidad, su mensaje y sus balls llenos de glamour, la segunda temporada nos lleva a un plano mucho más personal, donde los sueños y las esperanzas se convierten en la base de la felicidad. La serie de Ryan Murphy, Brad Falchuk y Steven Canals sigue ganando adeptos, sumergiéndonos en la cuestión de identidad, la lucha contra el VIH y las injusticias del día a día. Un reparto de lujo, potencialmente de transexuales, consiguen darle veracidad a una historia de superación, donde la lucha de la comunidad sigue siendo diaria.

Blanca Evangelista lucha contra el VIH, que ha comenzado a atacar ferozmente a su cuerpo. En mitad de su enfermedad, acecha un presentimiento: este va a ser el año de su casa. Sus hijos Papi, Angel y Damon están hechos para triunfar, y este año lo conseguirán. Los balls se ven revolucionados ante la llegada a la música de una canción que lo cambiará todo: Vogue de Madonna, donde sus bailes son los que se reproducen noche tras noche, categoría tras categoría en el refugio en el que desfilan. ¿Ha llegado el momento de dar un golpe en la mesa? ¿Por fin está la sociedad preparada para aceptar a homosexuales y transexuales? Para Blanca, esta canción es el comienzo de todo. Un rayo de esperanza.

Mientras tanto, la sociedad es cada vez más consciente de la presencia del VIH en la sociedad. Los afectados y sus allegados están hartos de que se les traten como parias y exigen que el mundo les mire. La comunidad LGTBI no está dispuesta a seguir tolerando las miradas de desprecio, que la Iglesia diga NO al uso del preservativo y que nombren a la enfermedad como un castigo divino. No, están cansados. Demasiadas muertes, demasiados funerales que se suceden. Y, cuando la enfermedad ya está dentro de tu cuerpo, ya están cansado de la situación. Pero, como dice Blanca, aún hay que luchar. Pray Tell y Blanca Evangelista se convierten en los focos de lucha de la enfermedad, mostrándonos la falta de fuerzas, las ganas de vivir y la emoción al ver a todos los que te rodean. Si bien hemos visto muchas series y películas que retratan la dureza de este virus en la sociedad, POSE consigue darle humanidad, centrarse en la defensa de la igualdad y en el dolor de la pérdida. Son personas, sufren, quieren respeto. Y lo merecen.

La lucha contra el VIH, las miradas recelosas de la sociedad y los derechos de la comunidad LGTBI se convierten en el hilo conductor de la historia. Blanca quiere lo mejor para sus hijos y no se conforma con poco. Quiere que Damon triunfe en el mundo del baile y que Angel sea una modelo. ¿No es revolucionario que una chica transexual sea el rostro de moda? Las dificultades de entrar en el mundo, el miedo a que se descubra la verdad e, incluso, el lado negativo de adentrarse en drogas y desfase, envuelven esta temporada a Angel, aderezadas con un poco de amor (en esta ocasión puro y bueno).

Sin embargo, no son muchas (por no decir casi ninguna) las chicas que pueden apartarse de las calles, de los clubs y del submundo de drogas. Al fin y al cabo, ¿cómo pueden ganarse la vida cuando todos apartan la mirada? Blanca se convierte en un símbolo, la chica que lucha por montar su propio negocio y sacarle partido. Una inspiración para toda la comunidad. Porque el peligro acecha en cada esquina y el próximo día, puede que jamás vuelvas a desfilar. Pero no, no es la norma general. Elecktra ha caído en desgracia y se gana la vida en un extraño antro donde se emplean técnicas sadomasoquistas. Lulu vive de los bailes en un club de Striptease. Candy de la prostitución. Nuestras chicas siguen sufriendo y solo muestran su luz en las noches de desfile, intentando sobrevivir y manteniendo a sus casas, a sus “hijo”. Evangelista, Ferocidad  Wintour sufren cada una a su manera y, a su vez, se apoyan en un mundo que les de la espalda. Pues, aunque nuestras chicas hayan fundado sus propias casas, todas son hijas de Elecktra, de la mítica Casa de la Abundancia. Y, al fin y al cabo, el grupo formado por Elecktra, Candy, Blanca y Lulu es icónico y despliega una magia sublime.

Intentando no hacer spoilers, la segunda temporada sufre una gran pérdida esta temporada, un personaje clave que se encargaba de rebajar las tensiones y darle una pizca de comedia a la trama. El capítulo 2×04 se ha convertido en historia de la televisión por su dramatismo, su mensaje y su originalidad. Y esta pérdida marca el devenir de la temporada.

POSE es corazón, es pasión, es lucha de igualdad. Es la canción que necesitamos para hablar de los derechos de la comunidad LGTBI, para que no se nos olvide de dónde venimos y el dolor que siguen sufriendo. Y tiene tanta humanidad, sus personajes están tan bien definidos y la historia es tan real, que es completamente merecedora de su nominación al Emmy a Mejor Drama. Sin dudas, una candidata favorita. ¡Acción!

Irene del Río Ver todo

Periodista cultural con alma de escritora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: