Saltar al contenido

‘The Politician’: la deliciosa locura política de Ryan Murphy

Politician

La amas o la odias. Así es ‘The Politician’, la nueva serie de Ryan Murphy para Netflix. Un batiburrillo de experiencias extraídas de la tragicomedia que te darán ganas de abandonar desde el principio o que devorarás en poco tiempo y te dejará con ganas de más. Ese es uno de los grandes poderes de Murphy que, una vez más, consigue hacer una serie repleta de nimiedades, superficialidad y a la vez brillante.

Los seguidores del guionista y director encontrarán pinceladas de American Horror Story, Glee o Scream Queens en esta nueva propuesta donde encontramos grandes nombres del mundo hollywoodiense que no hacen más que ponerle la guinda al gran pastel, bonito y sabroso, que Murphy, junto con Ian Brennan y Brad Falchuk han confeccionado con la idea de ir digiriendo poco a poco – no olvidemos que la serie está pensada en un principio para cinco temporadas-.

Payton Hobart (Ben Platt) es un joven que desde pequeño ha tenido claro que su futuro pasa por ser Presidente de los Estados Unidos, para ello lleva años preparándose e instruyéndose en toda clase de prácticas y habilidades para engrosar un curriculum que le acercará, cada vez más, hasta la Casablanca. Pero para ello tendrá que fijarse antes otro objetivo, ser elegido representante de los estudiantes del instituto.

the politicianPara ello, Alice (Julia Schlaepfer), McAfee (Laura Dreyfuss) y James (Theo Germaine), su leal –y en algunos momentos absurdo- séquito, trabajarán sin descanso en su campaña electoral para que Payton esté cada vez más cerca de su sueño: el Despacho Oval.

Pero no sólo de política puede vivir la serie. Entre medias aparecen diversas subtramas que irán nutriendo la historia principal encabezadas por Gwyneth Paltrow, Lucy Boynton o Zoey Deutsch donde no faltarán las escenas incómodas a la par que divertidas y ese humor negro tan característicos de Murphy.

Gwyneth-Paltrow-Jessica-Politician-Netflix_2147495269_13830236_1024x682

No, no nos hemos olvidado de la inmensa actuación de Jessica Lange. Cada vez que hace una aparición en escena se come, sin esfuerzo aparente, la pantalla, demostrando una vez más lo maravilloso que resulta el binomio de Lange y Murphy. Además, resulta un gran regalo para los seguidores de AHS que mantienen la esperanza de que la de Minnesota regrese, aunque por el momento sea imposible.

Ocho capítulos que sirven de introducción para lo que le viene a este joven con grandes aspiraciones por delante en su camino a la Casa Blanca y que nos deja con ganas de más.

Por cierto, “Oh, I wish I had a river, I could skate away on”, nosotros sí necesitamos más momentos musicales de Ben Platt, en The Politician o donde sea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: