Saltar al contenido

El Camino: Jesse Pinkman in da house

 

el camino final

La espera llegó a su fin. Tras meses de incertidumbre, El Camino se ha abierto ante nosotros y Netflix se ha llevado la herencia de una de las series más reputadas de la primera década de los 2000. Para bien o para mal, la estela del universo de Vince Gilligan sigue creciendo, creando ese mundo en el que sus personajes aún tienen muchas historias por contar. El creador de la metanfetafina azul sigue agregando hilos a ese universo de droga, decadencia, aprendizaje, venganza y redención. Pero, ¿hasta dónde llegaremos?

En las charlas entre amigos sobre cuál es su serie favorita, siempre habrá alguien que diga: Breaking Bad. Tras la fiebre de Perdidos, el mundo seriéfilo necesitaba un digno sucesor al que encumbrar, engancharse semanalmente y seguir con ilusión. Walter White conquistó la pantalla, fuimos testigos de cómo se corrompía, de cómo pasar de un estado de desesperación a convertirse en un ser sin escrúpulos. Mientras cocinaban en una caravana, un imperio iba creciendo.

El final de la serie conmocionó al público. Walter White no podía acabar bien, no después de todo lo que había hecho. Jesse Pinkman huía de su prisión, conmocionado aún por todo lo que había ocurrido. Huía a salvo. Pero, ¿alcanzó la felicidad? El Camino trata de darle respuesta a esa pregunta.

el-camino-breaking-bad-movie-reviewLa película retoma la trama allá donde acabó la serie. Pinkman (Aaron Paul) aparece en el hogar de sus amigos, maltrecho y traumatizado. Sólo tiene una cosa en mente: huir lejos de allí. De la DEA, del FBI, de sus antiguos carceleros, de toda su vida. El film no es más que una extensión de esa escapada, tal vez un poco larga y lenta, donde la media hora final está llena de sobresaltos. Fantasías, recuerdos del pasado. No olvidar el encuentro con Robert Forster, recientemente fallecido, que encarna un papel esencial en los acontecimientos, convirtiéndose en el último gran personaje que tenemos el placer de ver en la historia.

Sin dar más detalles, ¿ha estado el final a la altura? En mi humilde opinión, tal vez la serie debió quedarse como estaba. Solo en los últimos minutos nos da una pincelada clave de qué ocurre. Tal vez, dejar volar la imaginación del espectador hubiera sido la opción adecuada, mantenerlo con la eterna pregunta. Teorizando sobre su futuro. Dejar abierta una rendija de posibilidades. Aún así, volver a ver a Jesse siempre es un placer. Ahora sí, toca decir adiós.

Irene del Río Ver todo

Periodista cultural con alma de escritora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: