Saltar al contenido

El metódo Kominsky (T2): Michael Douglas y Alan Arkin continúan la estela de su éxito

f0b6d5ab6eacadd397dbcb91f9a3fe960dbf1376

Mucho se puede decir de las series de consumo rápido que ha ido produciendo Netflix en los últimos meses. Eso sí, entre auténticos bodrios y ficciones juveniles, podemos encontrar auténticos caramelitos que son todo un placer para nuestros instintos seriéfilos. Y sí, ‘El método Kominsky’, la comedia de Chuck Lorre, es un auténtico éxito. Ahora, la segunda temporada desembarca en Netflix y nos trae ocho capítulos ingeniosos y con la promesa de una tercera temporada que continúe las aventuras de Sandy y Norman, dos amigos que se enfrentan a la tercera edad.

Chuck Lorre es uno de los grandes gurús de la televisión norteamericana, ‘El rey de las Sitcoms’. Tras él están Dos Hombres y Medio, The Big Bang Theory, Mom o El Joven Sheldon. Con El Método Kominsky vuelve a la dinámica de la serie protagonizada por Charlie Sheen, explorando la perspectiva de la tercera edad, los éxitos de Hollywood y la segunda juventud que implica la jubilación. Y para esta aventura ha contado con dos auténticos maestros de la actuación como Michael Douglas y Alan Arkin, un auténtico deleite para los espectadores.

el-metodo-kominsky-1568188400En la segunda temporada, seguimos abordando la vida de Sandy Kominsky, que poco a poco se va convenciendo de que ya no es tan joven como se sentía. Norman, por otro lado, intenta acostumbrarse a su nueva vida sin su esposa. El destino le sorprenderá con un reencuentro, un viejo amor que le recordará días más alocados. Exploramos así un nuevo tipo de amor, el amor después de amar. Así mismo, las hijas de los protagonistas volverán a aparecer en la pantalla, marcando dos de las tramas más relevantes de la temporada. Sandy y su hija siguen manteniendo una relación difícil, principalmente fundamentada por las locuras del padre. Norman se reencuentra con su hija tras un periodo de desintoxicación. La familia, el amor y los achaques de la edad marcan así el ritmo de la temporada, salpicada de humor ácido.

Confieso que es perfecta para una maratón. Se hace amena, de hecho, se hace corta. Nos deja con ganas de mucha más genialidad, de seguir disfrutando de la relación entre Sandy y Norman. Douglas consigue dotarle a su personaje de una juventud arrebatadora y sus clases de interpretación son todo un placer. Arkin, por su parte, es un maestro del humor. Su personaje, un cascarrabias de manual, es una auténtica bomba de risas.

Lorre logra hacer de la vida un festival de risas, incluyendo las situaciones más normales, más cotidianas. La ironía de la edad, reírnos de la muerte. ¿Volverán a arrasar en los Globos de Oro? Ahora es el turno de Alan Arkin para hacerse con el galardón.

Irene del Río Ver todo

Periodista cultural con alma de escritora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: