Saltar al contenido

Succession (T2): el Imperio Roy se tambalea

En la lista de familias disfuncionales, sin lugar a duda, los Roy están en el top 10 de los más problemáticos. Tal vez, el patriarca, Logan Roy (Brian Cox), diría que para llegar a la cima hacen falta hacer sacrificios. Pero, ¿cuánto serías capaz de perder por ser el amo y señor? La primera temporada de Sucession llegaba para dejar claro que el control seguía en manos de un ya anciano Logan, un hombre de negocios que no se amedrentaba, aunque el paso del tiempo estaba dejando anticuada su visión y métodos para el futuro. Sus hijos, rapiñan la carnaza, buscando el favor paternal y los millones que sobren. Y sigue la gran cuestión,¿quién será el nuevo emperador?

Kendall (Jeremy Strong), ahora no es más que un títere en manos de su padre. Un pobre drogadicto en proceso de recuperación que, de enfrentar al gran magnate, ha pasado a ser un simple muñeco de trapo a la merced de Logan. Y, mientras tanto, el Imperio sigue buscando a su nuevo dueño, rodeado de príncipes desesperados por alcanzar una gloria que parece no llegar nunca. La segunda temporada de la exitosa Succession de HBO, a la búsqueda de su Emmy como mejor drama televisivo, sigue su camino en busca de un digno sucesor, mientras el Imperio de los Roy se tambalea por los escándalos, las crisis internas y las crisis de comunicación.

No, el quién será el mandamás de esta historia de “terror” no es la gran preocupación de los Roy. La boda de Siobhan llega con ansias de poder y el descubrimiento de los secretos, los turbios sucesos en los cruceros de la compañía y todos los escándalos que se ocultan tras ellos.

Hace mucho que quedó atrás la figura del “padre amado” y esa gran estructura empresarial solo es un nido de serpientes. El concilio se sienta a dilucidar cómo afrontar una crisis de comunicación: ¿nota de prensa? ¿decir la verdad? ¿entrevista? El ambiente tóxico, el miedo y el océano de fango sigue creciendo, buscando las cabezas que deben rodar para seguir sobreviviendo. ¿Y quién debe ser el nuevo emperador o emperatriz? Como dice Shiv: “no confíes en nadie”.

Son terriblemente groseros, terriblemente conspiranoides. Los ricos juegan a ser ricos mientras las mentes pensantes crean sus estrategias en las sombras. Los estúpidos crean sus proyectos a la espera de aprovechar el nombre de los Roy. Roman, Shiv y Kellan observan cómo la ruleta gira de un nombre a otro, obteniendo promesas vacías. Logan se sumerge en la oscuridad de su ego, manipulando a sus hijos, caminando como un mártir atormentado que oculta a un auténtico demonio.

Y, cuando menos te lo esperas, llega el beso de Judas, la venganza que se sirve fría. Quedan demasiadas preguntas por responder, un mundo nuevo que se abre para los Roy. ¿Unidos en la salud o en la enfermedad? ¿En la riqueza o en la pobreza? ¿También en la traición? El buque se hunde y no hay paz para los malvados.

Irene del Río Ver todo

Periodista cultural con alma de escritora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: