Saltar al contenido

Bad Education: el fango llega a los tobillos de la educación pública

Aunque nos pinten Estados Unidos como la nación perfecta, el país de los hombres libres y donde tus sueños pueden hacerse realidad, la corrupción también se esconde en cada pequeño escondite. En España decimos que “hecha la ley, hecha la trampa” y nada podría resumir mejor el argumento de esta película de HBO. La mejor TV movie de los Emmy 2020 se ha alzado con el galardón contando una historia real, la mayor historia de corrupción ocasionada en la educación pública de Estados Unidos, con un Hugh Jackman espectacular encarnando al protagonista de esta historia.

Viajamos a 2004, la escuela secundaria Rosyn High, un prestigioso centro que cuenta con las mejores recomendaciones para una vida universitaria de ensueño. Pronto, llegará el escándalo. Lo que se creía una malversación de 250000 dólares en dinero público, acabó cifrada en 11 millones.

Frank Tassone (Jackman) sufre una caída espectacular. El héroe, el hombre más amado y respetado en Rosyn High, acaba siendo el villano de la historia. Aquel que recomienda a los mejores estudiantes, el que te anima a perseguir sus sueños, resulta un verdadero farsante.

Con un tono satírico, vemos que el personaje creado por Tassone está hecho a partir de inseguridades, y que esa parte tan admirada por los demás, queda totalmente manchada por sus mentiras constantes. Su vida personal es un auténtico caos y sirve para mostrarnos aún más las razones de su oscuridad personal. Mentiras, mentiras y más mentiras.

Un descuido por parte de Pam Gluckin hará saltar la chispa. Usando la tarjeta de crédito de la escuela para hacer pagos para su hogar, hacen que tiemblen las cuentas. El contable empieza a tener sudores fríos. Pronto investigará. Pronto verá que hay más, mucho más. ¿Y el detonante de todo esto? La charla con una estudiante que simplemente quiere hacer un artículo para el periódico del colegio.

Aunque el centro de esta historia es la estafa, la figura de Tassone se convierte en parte esencial del film, una necesidad de encontrar una explicación a los actos del farsante y de ver las luces y sombras del personaje. Comprobar cómo se creó el engaño. Una interpretación que se ha convertido en una de las mejores de la carrera de Hugh Jackman.

Irene del Río Ver todo

Periodista cultural con alma de escritora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: