Saltar al contenido

‘The Good Fight’ (T4): la serie más crítica con Trump adelante su final de temporada por la COVID-19

Dos mil veinte es, sin lugar a duda, un año peculiar y para el recuerdo. La crisis sanitaria provocada por la pandemia de la Covid-19 ha afectado a innumerables industrias, provocando parones y cambios en el funcionamiento de sus engranajes. Y sí, también ha salpicado al sector audiovisual. Si hace unas semanas conocíamos la triste noticia de la prematura cancelación de Glow, ficción de Netflix que se une a una lista de cancelaciones en masa, también hemos sido testigos de acortes de temporada por problemas en rodajes y edición de los episodios. Una de las series que se ha visto perjudicada pero que ha sabido ponerle un broche improvisado a su temporada ha sido The Good Fight, el spin-off estrella de la famosa The Good Wife emitida en CBS en Estados Unidos y que disfrutamos en España en Movistar Plus.

Diane Lockhart (Christine Baranski) ya es un icono de la televisión, y quien piense distinto es que no ha visto estas dos series de abogados. The Good Fight ha conseguido un carácter propio, es un experimento continuo de formato, guiños a la actualidad y un poco de reflexión. Desgraciadamente, la Covid-19 también ha afectado a su producción, ocasionando un broche anticipado a la temporada. En concreto, nos quedamos sin ver tres capítulos de la ficción. Aun así, The Good Fight ha vuelto ha dar que hablar: el bufete parodiado en una obra de Broadway, el debate abierto sobre las regulaciones del Comité Olímpico sobre la participación de atletas trans, o los juicios militares. Y, sobre todo, el capítulo que da punto y final a la cuarta temporada, que es es, en esencia, el simbolismo de esa ficción. Siempre hablando de la actualidad, The Good Fight también se adentra en la investigación de la muerte de Jeffrey Epstein, los sucesos en la prisión y las teorías más conspiranoides de la vida del pederasta y depredador sexual. 

The Good Fight se ha permitido hacer experimentos en su guion a lo largo de estas temporadas, estableciendo momentos videomusicales o ensoñaciones con mundos alternativos. ¿Y si Trump no hubiese ganado las pasadas elecciones? ¿Y si Hillary Clinton hubiese salido victoriosa? ¿Cuál sería la realidad norteamericana del momento? ¿Existiría el movimiento Me Too? Y, centrándonos en nuestra protagonista, ¿qué hubiese sido de Diane? Con unas elecciones a la vuelta de la esquina, sin duda, la quinta temporada también se verá marcada por el resultado de las votaciones nacionales por la presidencia del país. Y también nos quedarán las incógnitas de este final de temporada precipitado: ¿qué ocurrirá con el Informe 618?

La parodia continúa en esta serie de abogados poco convencional, donde la actualidad manda y los debates sobre la igualdad, la justicia y la lucha contra el racismo son continuos. Por muchos años de The Good Fight, aunque el coronavirus nos haga esperar. ¡Que siga el espectáculo!

Irene del Río Ver todo

Periodista cultural con alma de escritora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: