Saltar al contenido

‘Veronica Mars’ (T4): nuestra detective privado favorita regresa a Neptune

Hace mucho tiempo, solíamos ser amigos. Y a Veronica Mars nunca le podríamos decir que no. Nuestra querida heroína vuelve a Neptune con un nuevo caso, más de una década después del final de la ficción. Desde aquí, declaramos que Kristen Bell es nuestra debilidad y la adoramos. ¿¡Cómo no íbamos a querer a Veronica Mars!? Hoy analizamos la temporada 4 que llegó en 2019, una alegría (un poco agridulce) para los fans incondicionales que siguen esperando nuevas aventuras de la detective privado. ¡Regresamos a Neptune!

Aunque era una adolescente, nunca lo fue del todo. Veronica espabiló demasiado pronto, siendo consciente de la crudeza de la sociedad y los tejemanejes que se esconden detrás de las cortinas del poder. Han pasado más de diez años y todo ha cambiado, y a la vez no. En esencia, Veronica sigue siendo la misma, mordaz y ácida, buscavidas e ingeniosa. Recordemos esos días de instituto, esos orígenes oscuros en los que Veronica no era más que una rarita llena de encanto. Pasa el tiempo, pero Veronica sigue siendo ella en esencia, con pequeños cambios y justos. Ahora vuelve, vuelve haciendo alusión a esos patrones del cine negro. Neptune sigue teniendo ese encanto, ese lugar en el que lo imprevisible puede ocurrir, hogar de problemas. 

Los deseos de Veronica Mars de salir corriendo de las fronteras de Neptune, se ven frustrados por un nuevo propósito: ayudar a su padre en la agencia de detectives. Pero allí la cosa sigue igual. Los ricos viven en una nube. Los buscavidas siguen luchando. Y aunque ella haya madurado, en su interior sigue conteniendo ese duende que la hace letal contra sus enemigos, veloz con las palabras y muy astuta. Ahora debe enfrentarse a un nuevo reto, descubrir quién se esconde tras una serie de ataques en puntos turísticos de Neptune. En plenas vacaciones de primavera, un hotel se ve salpicado por la tragedia: una bomba estalla y desata el inicio de una nueva investigación.

Tres temporadas, una película financiada por fans y una cuarta temporada que sirve como broche de esta historia. O tal vez no. El público no estaba preparado para el adiós a Neptune y obtuvo su recompensa. Y, aunque todos temían que la secuela de ‘Veronica Mars’ no cumpliese las expectativas, lo cierto es que nos topamos con una ficción que ha evolucionado hacia la madurez, profunda y un poco más oscura. Ahondando en las preguntas más íntimas de la vida de Veronica, nos unimos a una investigación, dudando sobre la verdad de los personajes, buscando al culpable. 

Rob Thomas volvía y lo hacía con una cuarta temporada llena de giros argumentales, haciéndonos dudar hasta el último momento. Y nada podría haberse cumplido sin una Veronica perfecta. Kristen Bell es un icono de la cultura seriéfila y su Veronica Mars será siempre inolvidable, aún siendo la increíble Eleanor de The Good Place. Comedia entremezclada con ironía, la crudeza de la realidad y un toque un tanto amargo. Neptune solo tiene una heroína, y la necesitaba para cumplir una última tarea.  

Irene del Río Ver todo

Periodista cultureta. Soy la brújula que marca su propio destino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: