Saltar al contenido

Libertad, la ópera prima de Clara Roquet sobre el tránsito de niña a adulta.

Libertad es la historia del verano que cambiará la forma de ver la vida de la joven Nora (María Morera), pero también refleja cómo es convivir con familiares con Alzheimer y lo frágil que pueden llegar a ser las burbujas que crean los padres para proteger a los hijos.

La familia Vidal pasa las últimas vacaciones de verano en la casa de verano de la abuela Ángela (Vicky Peña), que sufre Alzheimer y que cada vez tiene menos momentos de lucidez. Nora tiene 14 años y se encuentra en ese momento en el que no encaja jugando con su hermana y sus primas más pequeñas, pero tampoco en las conversaciones de adultos. Todo cambia cuando llega Libertad (Nicolle García), la hija de Rosana (Carol Hurtado). Rosana es la cuidadora de la abuela de Nora, una mujer colombiana que se marchó de su país dejando a su hija con su madre, para poderle dar el mejor futuro a ésta. Libertad es rebelde, más adelantada que Nora, que pasará un verano distinto al que se esperaba con una amiga de un mundo muy diferente al suyo.

Esta obra de Clara Roquet no es solamente una película sobre ese paso de la niña a adulta, es una película con más capas. Es cierto que la trama principal es la historia de Nora y su dificultad para encajar en ese momento, tanto con los niños como con los adultos, también ese despertar de rebeldía, de empezar a salir… esos últimos pasos los da con la influencia de Libertad, que sin duda se convierte en un gran influencia para ella.

También es un retrato familiar sobre esas familias a punto de fracturarse, como es el caso de la de Nora y que, por mucho que su madre Teresa (Nora Navas) trate de ocultarlo, ella ya no es una niña y se da cuenta de las cosas. Lo es también de esas familias que tienen un familiar con una enfermedad como es el Alzheimer -permitidme un paréntesis personal, y es que en un momento de la película suena la canción de «Ay, pena, penita, pena», y la abuela que tiene esa enfermedad recuerda la letra perfectamente y la canta, en ese momento fue inevitable recordar a mi abuelo que tenía esta misma enfermedad y cada vez que sonaba esta canción se ponía a cantarla- las preocupaciones, la carga emocional que supone que tu propio familiar no te reconozca y que en ocasiones pueda decir cosas que puedan resultar hirientes.

Por otro lado, nos muestra el reflejo de dos mundos muy diferentes. Está la familia de Nora, que aunque ella no sea consciente de ello son unos privilegiados y por otro están Rosana, Libertad, Manuel (Carlos Alcaide), Manolo… que son los que trabajan para ellos y que por mucho que repitan una y otra vez «son como de la familia», las diferencias son claras y se ve no solo en la forma de vestir o en sus habitaciones, si no también en cómo se perciben y la forma de relacionarse.

Libertad es un producto muy cuidado, con un casting que brilla en todo momento igual que el guion, que junto a las localizaciones consigue trasladarnos a la Costa Brava y sumergirnos en la historia que nos quiere contar Clara Roquet. Conseguirá emocionarles, hacerles sonreír y recordar esa edad o esos veranos en las casas familiares con toda la familia.

Su estreno en cines está previsto para el día 19 de noviembre y solo puedo decirles que no se la pierdan.

Celia Hernández Ver todo

Devoradora de libros, seriéfila, cinéfila y patosa,
Escribiendo historias, soñando despierta y experimentando la ley de Murphy desde 1993.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: