Saltar al contenido

La Favorita: la esperpéntica y asombrosa película de Yorgos Lanthimos

La entrega de los Premios Oscar se acerca peligrosamente, una de las grandes citas del cine que reúne a las grandes estrellas del panorama audiovisual. Esta edición mantiene una expectante incógnita que puede pegar la sorpresa: ¿qué film se llevará el galardón a la mejor película? Títulos tan exitosos como ‘Roma’, ‘Bohemian Rhapsody’ o ‘Green Book’, que han conseguido sorprender a la crítica. Sin embargo, un drama muy especial ha logrado la candidatura, ‘La Favorita’, la última película del cineasta griego Yorgos Lanthimos.

Viajamos al sigo XVIII, donde la Reina Ana de Gran Bretaña dirige el país desde su habitación, rodeada de mascotas y excéntricos dulces. Su amiga, Lady Sarah, maneja los hilos del gobierno, siendo la predilecta de la monarca, buscando el interés de Inglaterra. A cambio, debe pagar un alto precio, las exigencias de su majestad, voluble, depresiva e irascible. Un sacrificio a cambio del poder. Esta relación equilibrada se ve marcada por la llegada de Abigail, la joven prima de lady Sarah, quien poco a poco demuestra que la inocencia y ternura que oculta no es solo más que una sombra. Su ingenio y ansia por recuperar el valor perdido, le llevará a tramar su ascenso a la corte, un plan en el que no tendrá miedo de usar y traicionar a quien tenga delante.

Esta película es un claro ejemplo del poder y la astucia de la mujer. No hacen falta espadas para medirse, sino las palabras y la astucia. Las actuaciones de Olivia Colman, Rachel Weisz y Emma Stone son una verdadera delicia, un derroche de química y talento que captura al espectador y logra darle magia a cada escena. Estudiada al milímetro y rozando la parodia, Lanthimos ha conseguido dirigir una obra maestra, alejada de la típica película de época sobre lucha de poderes y reflexionando sobre la soledad y la dominación. ¿Hasta dónde somos capaces de llegar por alcanzar lo que tanto deseamos?

La fotografía, la música y el vestuario son todo un lujo para el espectador, que se deja deleitar por cada capítulo de la película, avanzando en una espiral de humillación, dolor y esperpento. La lucha política se ve manchada por citas deslenguadas, bailes ridículos y juegos de críos, donde la opulencia y el ridículo priman. La alta sociedad se deleita de los placeres mientras el pueblo sufre, al más puro estilo de la corte de María Antonieta.

Lanthimos, vanguardista e irónico, ha logrado un film completo y profundo sobre la aristocracia, la pérdida y la política. Aderezado con unas interpretaciones magníficas, teñidas de lenguaje que destila veneno y mentes complejas. Atrapa y te deja con ganas de saber cómo va a acabar este laberíntico juego de poderes donde ganar conlleva un alto precio. Tal vez, demasiado.

Irene del Río Ver todo

Periodista cultural con alma de escritora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: